viernes, 20 de julio de 2012

VENEZUELA, MERCOSUR Y ACUERDOS BILATERALES CON OTORS PAISES

Libre comercio con Colombia sobrevivirá al Mercosur


La entrada plena de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur), el próximo 31 de julio, no le quita el sueño a los empresarios colombianos que hacen negocios de este lado de la frontera.
Éstos confían en que el país cumplirá con los acuerdos bilaterales que ha firmado con sus antiguos socios de la Comunidad Andina (CAN), para sustituir las normas que compartían en este bloque comercial.

Los representantes de las cámaras binacionales de ambos lados coinciden con algunos analistas en que Venezuela cumplirá con los compromisos asumidos con terceros países antes de formalizar su entrada a Mercosur, a pesar de que aún está pendiente que este viernes el Congreso colombiano le dé luz verde al Acuerdo de Alcance Parcial suscrito entre ambas naciones.
En este acuerdo bilateral se estableció un acceso preferencial de 100% o cero arancel para, aproximadamente, 4.900 subpartidas que constituyen el grueso del comercio histórico entre 2006 y 2011.

Eso sí, tanto en la Cámara de Integración Económica Venezolana Colombiana (CAVECOL), como en la Cámara Colombo Venezolana, reconocen que los aspectos que pudieran contradecir las normas del Mercosur deberán renegociarse.

Luis Alberto Russián, presidente ejecutivo de Cavecol, señaló que “los acuerdos internacionales son contratos firmados entre Estados soberanos que se comprometen a cumplir lo que queda escrito”.
Por tanto, el representante de los empresarios cree que el convenio firmado por los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos en noviembre del año pasado puede seguir vigente, aun después de que Venezuela sea miembro pleno del Mercosur.

“Los signatarios del Mercosur tienen que tomar en cuenta que Venezuela hizo acuerdos previos con otros países, y lo más que pueden hacer es fijar un plazo para hacer los reajustes”, reiteró.

Magdalena Pardo, presidenta ejecutiva de la Cámara Colombo Venezolana, señaló por vía telefónica desde Colombia que “lo lógico es que Venezuela cumpla con los acuerdos que ha pactado con otros países antes de entrar a Mercosur, aunque deberá hablarlo y negociar para definir en cuatro años la convergencia de todos los acuerdos”.

Al entrar en vigencia el Protocolo de Adhesión al Mercosur, Venezuela tendrá hasta 2016 para adoptar el acervo normativo del bloque y su estructura arancelaria frente a terceros países, si se respeta lo que está escrito en éste.

El abogado en Derecho Internacional Adolfo Salgueiro, acotó por su parte que “los acuerdos que ya Venezuela firmó con otros países no pierden su vigencia. En caso de que tengan alguna incompatibilidad con el Mercosur, deberán negociarlos una vez que sea miembro formal, y para eso está el Tribunal de Asunción”.

 

Compromisos bilaterales


El Acuerdo de Alcance Parcial entre Venezuela y Colombia fue suscrito por los presidentes de ambas naciones el 28 de noviembre de 2011. Sus seis anexos y respectivos apéndices se firmaron en Cartagena el pasado 15 de abril, e incluyen el Tratamiento Arancelario Preferencial, Normas Sanitarias y Fitosanitarias, Normas Técnicas, Reglas de Origen, Defensa Comercial y el Mecanismo de Solución de Controversias.

Russián explicó que, una vez que la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) publique el acuerdo, éste regirá las relaciones con Colombia. Actualmente, todo el comercio bilateral está liberado, porque se siguen aplicando las normas de la CAN.

El Congreso colombiano tiene agendado aprobarlo oficialmente mañana, pero Pardo asegura que éste pudo haber entrado en funcionamiento transitoriamente, si Venezuela lo hubiese publicado en Gaceta Oficial.

En caso de que los compromisos bilaterales asumidos por Venezuela entren en colisión con los mecanismos de desgravación establecidos en 2004 entre el Mercosur y la CAN en el Acuerdo de Complementación Económica 59 (ACE 59), eso deberá resolverse entre los países involucrados o como parte de las negociaciones generales que se vayan a hacer, de acuerdo con Salgueiro.

“El problema no es de Colombia con el Mercosur, sino entre Colombia y Venezuela, que se vio obligada a redefinir sus relaciones al salirse de la CAN”, acotó Russián, quien tiene experiencia como abogado asesor en materia de comercio e integración.

Esto explica que paralelamente al cronograma de desgravación que adelanta Colombia con el Mercosur por el ACE 59, este país pueda mantener un libre comercio con Venezuela para la mayoría de sus códigos arancelarios, de acuerdo con el vocero de Cavecol.

Además de los 4.900 códigos que quedarán en cero arancel en el intercambio binacional, Venezuela se reservó una lista de 213 productos sensibles que tendrán un porcentaje de descuento sobre el arancel para terceros países.

Russián explicó que en este punto particular sí pudiera darse alguna revisión de lo que se plasmó en el Acuerdo de Alcance Parcial, porque los aranceles externos que actualmente aplica Venezuela para terceros países se modificarán en 2016, cuando asuma el arancel externo común del Mercosur. “Esos aranceles podrían volverse a negociar, pero a lo mejor queda tácito como compromiso preexistente, pues la verdad es que aún no hay nada definitivo”, dijo.

El representante gremial precisó que “los negociadores colombianos del acuerdo procuraron que las condiciones de acceso a Venezuela de esos 213 productos sensibles no fuesen mucho peores que las que tienen Brasil y Argentina, por ser estos sus principales competidores”.

 

Una buena noticia


Que Venezuela vaya a formar parte del Mercosur es una noticia positiva para los empresarios colombianos.

“Nosotros creemos que, al entrar a un esquema de libre comercio, Venezuela deberá asumir un lenguaje distinto al que ha hablado hasta ahora, basado en un comercio administrado y de control del tipo de cambio”, dijo la presidenta ejecutiva de la Cámara Colombo Venezolana.

Explicó que, al entrar en un mercado común, hay una serie de aspectos a los cuales Venezuela tendrá que adherirse para formar una sola política comercial externa, ya que deberá ceder parte de su autonomía para empezar a negociar como bloque sus próximos acuerdos comerciales.

A pesar de las buenas expectativas, Pardo recordó que “Venezuela siempre ha hablado de suscribir acuerdos en mercados donde exista un comercio justo y equilibrado, pero sus balanzas comerciales con los dos socios más grandes del Mercosur son supremamente desequilibradas”.

La vocera gremial señaló que “según las cifras del propio Instituto Nacional de Estadísticas venezolano, en 2011 Brasil le exportó a Venezuela 2.945 millones de dólares, pero importó apenas $349 millones, para una relación de uno a ocho en el intercambio manufacturero”.

Acotó que “con Argentina la relación es aún peor, porque le vendió a Venezuela 1.218 millones de dólares, pero importó apenas $12 millones”.

Pardo destacó que “con Colombia, la relación comercial de Venezuela es de una a dos”, por lo que atribuyó a criterios políticos que el país haya preferido al Mercosur antes que a la CAN, al tiempo en que vaticina que el reto para el país será enorme.

La presidenta de la Cámara Colombo Venezolana lamentó que “el Gobierno venezolano pareciera olvidar que Colombia es el país con mayores posibilidades de tener una relación comercial basada en la manufactura, que favorezca a su industria, lo que no sucede con Brasil y Argentina”.

Para finales de año, la vocera gremial aspira a que las exportaciones de Colombia a Venezuela alcancen los 2.700 millones de dólares, para un crecimiento de casi 60% con respecto a los $1.691 millones registrados en 2011.

El presidente ejecutivo de Cavecol en Venezuela estima, por su parte, que el intercambio binacional seguirá creciendo entre 24% y 25% en 2012.

Entre enero y abril, las compras de Venezuela en Colombia se incrementaron 63% con respecto a 2011, pese a que siguen sin reactivarse rubros como vehículos automotores y productos lácteos, de acuerdo con Pardo, que es graduada en economía con especialización en comercio internacional e integración económica.

La economista considera que el intercambio con Colombia no ha crecido tanto como con Brasil y Argentina, porque en Venezuela el comercio es administrado y las compras públicas tienen un peso cada vez más importante.

“Mi teoría es que si Venezuela entra a un esquema de libre comercio y deja atrás el modelo administrado, empezará a aplicar las mismas condiciones a todos los países y eso beneficiará a Colombia”, concluyó.

Nubia Stella Martínez, ex superintendente de Industria y Comercio en Colombia, dijo durante una visita a Venezuela que “están dadas las condiciones para el crecimiento del comercio entre Colombia y Venezuela, y éstas no se van a desdibujar por la entrada al Mercosur”.

Considera un “mensaje positivo que Venezuela entre al Mercosur y amplíe su marco normativo y la territorialidad de los negocios, porque la relación entre ambos países es siamesa”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada